-Publicidad-

La casa de Houte Couture libre de piel animal e impregnada de bondad y respeto por el planeta…

George Azzi y Assaad Osta, diseñadores de origen libanés, se conocieron en Esmod Beirut en 2004, y guiados por su visión artística y respeto por la alta costura, lograron un vínculo gracias a sus intereses de historia, surrealismo y tejidos para crear la casa de Haute Couture AZZI & OSTA.

Después de graduarse el trabajo de George y Assaad llamó la atención de Elie Saab, quien les ofreció una pasantía en su estudio de diseño. Al final de su pasantía, fueron contratados inmediatamente como diseñadores asistentes que trabajaban directamente junto al diseñador.

Con esto aprendieron y tomaron experiencia de uno de los mejores diseñadores contemporáneos y para 2010, los diseñadores lanzaron su atelier de Alta Costura, AZZI & OSTA que actualmente, abarca alta costura, novias y prêt-à-porter.

AZZI & OSTA es una marca de lujo para mujeres seguras y sofisticadas, incluyendo actrices y modelos de todo el mundo.

Las técnicas, principios y códigos de la Alta Costura mantienen un estilo regido por la elegancia y buen gusto, la manipulación de los diseños, su exquisita escultura y control de volumen dan forma a siluetas delicadas y finas con acentos arremolinados y detalladas formas que realzan la figura y encantan a sus portadoras.

Cada creación AZZI & OSTA es trabajada a mano y bordada artística y artesanalmente, por ello, cada una tiene una narrativa propia y personalidad que es expresada a simple vista, que se encargan de pulir personalmente.

La firma lleva consigo el compromiso de George y Assaad hacia la práctica comercial sostenible. Con creaciones de alta calidad, producidas bajo demanda y con materiales sostenibles, que resisten el paso del tiempo. Por años la firma da trabajo a artesanos locales y producción local, con lo que las comunidades se han involucrad, manteniendo así, una baja huella de carbono.

El embalaje es mínimo y mantienen rigurosas medidas de reciclaje. Y, como la marca tiene como objetivo lograr cero-waste, los restos de tela se donan a diseñadores emergentes y se les da una segunda vida.

George se inspiró en su abuela, que era sastre; comenzó a experimentar, reutilizar y crear atuendos a partir de los restos de tela que ella había usado mientras Assaad pasaba horas mirando a su madre mientras cosía su propia ropa con una meticulosa atención al detalle.

Conscientemente George y Assaad han practicado una cultura de respeto, hacia sus clientes y hacia el planeta y son estos valores los que hoy, forman la base de su negocio.

Con su elevado ojo por la belleza y un enfoque poco convencional George y Assaad se unen en perfecta armonía, creado un estilo característico único y reconocible a simple vista, lleno de estructura y delicadeza, el perfecto equilibrio.

-Publicidad-