DIANA DIAS-LEÃO

-Publicidad-

 Trabajó durante años en la industria de la moda y se mudó al vidrio más tarde, es considerada una persona realista y entusiasta dentro de la moda, pero también crítica con el idealismo del cuerpo de las mujeres y los trastornos alimenticios que la acompañan.

Su más famosa exposición “Dare to wear” es una crítica a estos problemas que aquejan a tantas personas dentro del mundo de la moda y en general.

“Aunque la imagen es brillante, es la persona que está dentro la que no tiene precio”

Nacida en Bridlington, Inglaterra, Diana completó una licenciatura con honores en moda en la Universidad de Newcastle y, aunque amaba los desafíos de la moda, odiaba la elegancia. 

Inspirada por una exposición de artesanía en Richmond, Surrey, completó una maestría en fabricación de vidrio en la Universidad de Sunderland y nunca miró hacia atrás. “El vidrio es gratis, tiene mente propia. Pones algo en el horno y esperas que salga algo, pero lo que sale está más allá de tus sueños más locos “.

Diana crea sus vestidos de vidrio haciendo un molde de un muñeco con yeso, pedernal y agua, luego coloca el vidrio y el alambre encima, usando polyfilla para alisar el cuerpo antes de pintarlo. Por último, agrega las cuentas y las pedrería.

 Con vestidos de vidrio y corsés de alambre, Diana Dias-Leão demuestra sus habilidades de vidrio de y su experiencia en la industria de la moda, combinado ambas para la creación una impresionantes, hermosas y delicadas prendas con un trasfondo menos delicado.

Cada diseño en su delicadeza puede ser utilizado, incluso la colección fue fotografiada para demostrar que se podía usar, sin embargo, ha sido diseñada solo para generar discusión y debate sobre temas relacionados con la belleza y la imagen corporal. Diana cree que la anorexia, la bulimia, las autolesiones y el trastorno dismórfico corporal están relacionadas con cuestiones de imagen y falta de confianza en uno mismo.

“Una vez, dos niñas corrieron hacia mi corsé rosa diciendo lo genial que sería para la discoteca, luego retrocedieron cuando se acercaron y vieron que contenía alambre de púas y causaría un dolor grave si te lo pusieras. Esa es exactamente la reacción que quería”.

Diana cuenta que le fascina la ropa, pero encuentra el mundo de la moda muy presurizado y, a menudo, perverso.

Afortunadamente, ahora hay más espacio para que personas propongan ideas excéntricas, dice la diseñadora “A medida que envejezco, me preocupo mucho menos por lo que piensan los demás. La excentricidad es uno de los grandes talentos de los ingleses y deberíamos enorgullecernos más de ella” asegura la diseñadora.

-Publicidad-